Traductor

jueves, 16 de octubre de 2014

Mundo de colores- Sinestesia

¿Te imaginas un mundo lleno de colores, en el que todo absolutamente tenga un color? Cara (Blanco), la letra "A" (Rojo), Jueves (Amarillo), 5 (Verde)
Una luz blanquecina asoma por mi ventana iluminando toda mi habitación permitiéndome ver con toda claridad cada rincon y cada objeto. Automáticamente mis ojos no pueden evitar fijarse en el blanco, o sea, cuadro. Aún no lo he acabado pero solo necesito mirarlo para que casi instantáneamente pasen por mis "ojos" una ráfaga de colores y formas espaciales. Ya sé que le falta, un poquito de una azul grande sobre la que apoyar los libros y una roja para la cabeza de la niña. Casi sin meditarlo me levanto de la cama y me dispongo a acabar mi cuadro. Pasados 20 minutos he conseguido acabar y perfecto, listo.
Ahora no me importaría tomar un marrón, quiero decir, café bien calentito.
Sé que parece raro, pero no lo puedo evitar los colores se entre cruzan con mis palabras, es como si vieras la tele con un papel de color que permita transparentar la realidad, puede que lo veas de ese color pero sabes que esa no es la realidad.
Hace mucho que me detectaron esta especie de don que dicen ellos, aunque yo no lo considero un don, simplemente creo que he nacido así por casualidad y hay que aceptar los pros y los contras.
*Como la lluvia que derrama el cielo,
esas nubes traviesas que se acercan
frías como el hielo,
desatan toda su furia sobre la tierra.
La lluvia da paso al sol y este
te permite una lluvia de colores que tiñen el cielo,
ahora esas nubes traviesas se alejan,
ese arcoiris que nos regalaron
ya se ha esfumado
dejando así un paso de luz y colores.

No sé si es un mundo de locura o no, simplemente me he acostumbrado a él y le he sacado partido para dedicarme a lo que más me gusta, el arte.
Ring ring, mis pensamientos se ven interrumpidos por ese estruendoso timbre.
-¿Quién es?
- Bella, necesito que me digas los 2 últimos dígitos del número de teléfono del casero.
-Son amarillo y rosa.
-¿Qué?
-No, perdona. 6 y 8.
-Gracias Bella.
-Adiós.
Mi día a día, por suerte cada vez me equivoco menos. La verdad es que alguna vez me gustaría probar a estar en el otro bando. Decir un número de teléfono sin ver colores cada uno en un lugar, izquierda, abajo, derecha...
Todavía me acuerdo de la primera vez que leí un texto en voz alta en clase, que horrible fue, todo me recordaba un color, una forma en el espacio, incluso podía saborear comidas en el paladar.
Puede parecer divertido, que todo sea una explosión de color aunque para mi ya es normal.
¿Qué tal seguir ahora con un nuevo blan... digo cuadro?
¿Por qué no de besos? Grandes infinitos rojos, así son como yo los veo. Sí infinitos, rojos.
Mi mundo de colores que espero que nunca cambie. Mi realidad.