Traductor

martes, 7 de octubre de 2014

Nos vamos a Madrid, pero nunca llegamos

Ya ha pasado un rato desde que comenzó el viaje a Madrid.
Y de repente...Un frenao, gritos, un sonido ensordecedor, todo da vueltas y se rompen los cristales. El conductor no lo vio, no lo pudo esquivar, un despiste sin más que acaba en accidente. Una pregunta, se gira y no ve el camión de enfrente. Por unos segundos todo está oscuto. Llega la luz y con ella la tragedia. Todos gritan, lloran, hacen un intento de salir del bus pero no se consigue abrir la puerta.
Es imposible, se ha quedado atascada. El bus está en llamas y la última visión es una llama en el asiento, una compañera gritando, a continuación la explosión y oscuridad.
Así termina el corto de seguridad vial.
Todos estamos atónitos, no sabemos qué hacer ni qué decir.
Yo solo espero que en nuestro viaje a Madrid no pase nada de eso.